La sonda, el miedo a lo desconocido

Oli ha pasado unas noches mucho mejor. Parece que el antibiótico ha empezado a hacerle efecto y ahora nuestro esfuerzo vuelve a estar en que cada toma de medicina no sea una lucha y lo tome lo mejor posible. Le cuesta muchísimo cuando la despertamos para darle su dosis, pero enseguida vuelve a dormirse. Está muy cansada.

Ayer tuvimos visita en urología; llevábamos un registro de todo lo que Oli ha bebido en dos días y de la cantidad y veces que había hecho pipí. Casi coincidía lo que entraba con lo que salía pero aún así hemos llegado al punto que nos habían advertido que podíamos llegar.

En 2 semanas el hospital nos va a dar un “cursito” a sus padres de cómo sondar. Tendremos que aprender a meter un pequeño catéter para que por lo menos 3/4 veces al día nos aseguramos de vaciar bien su vejiga y que no queden restos de nada que pueda seguir provocando infecciones. El cuerpo de Oli no puede seguir permitiéndose mucho más el bombardeo de antibiótico.

Nos sorprendió mucho que delegaran en los padres algo así y el miedo a lo desconocido. El urológo nos aseguró que hay niños con problemas similares que empiezan a sondarse solos a partir de 5 años y que Oli acabará haciéndolo sin dificultad… Ella la pobre lloraba diciendo que no iba a saber, pero su médico le habló de una forma adulta y con confianza y se le pasó.

He hablado con personas que han pasado por esta experiencia y todos dicen lo mismo: al principio es más complicado por la falta de seguridad que tienes en ti, luego le coges el tranquillo y vas “palante”. Cómo nos ponemos zancadillas a nosotros mismos, a veces por falta de confianza. Aunque sigo pensando que no sé si seremos capaces 🤪. Seguro que desde arriba nos echan un cable…

Ahora solo falta que Oncología apruebe este paso para que todo se ponga en marcha. Mañana tendrán una reunión urólogos, nefrólogo y oncólogo para ver qué es la mejor solución.

Y si tenemos que aprender a sondar, aprenderemos. Necesitaremos más ayuda al principio, pero seguro que podremos hacerlo tal y como nos dicen sus médicos!

Así poco a poco vamos avanzando, trabajando mucho en casa para no perder el ritmo y con la ilusión de llevarle por la tarde sus trabajitos a las profesoras!

El lunes volvemos a analítica y ojalá que la infección haya desaparecido!

5 comentarios sobre “La sonda, el miedo a lo desconocido

  1. Sí, ojalá que desaparezca la infección. Pero, si hay que poner la sonda, será otra piedra en el camino, como decías al principio, que la saltará sin problemas, aprenderá a ponérsela y le hará todavía más fuerte y segura. Tenemos muchas esperanzas puestas en nuestra Oli con lo fantástica que es. Y aquí seguimos rezando. 🙏😘

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s